BUSCAR LA INSPIRACIÓN A PARTIR DE LOS GRANDES

Todos tenemos ejemplos a los que seguir en cada faceta vital, desde ídolos personales pasando por figuras clave de la historia universal que por su comportamiento, visión o trabajo nos han llamado a querer parecernos a ellos. Igual que todos los pintores quieren parecerse a Pablo Picasso, los músicos se debaten entre acercarse a la figura de John Lennon o de Elvis y los arquitectos quisieran tener la clarividencia de Le Corbusier, en el mundo publicitario ocurre lo mismo.

Cuando uno se encuentra estudiando el curso de dirección de arte en Madrid encuentra referentes tanto en sus profesores en Miami Ad School como en cada profesional que encuentra en sus prácticas, conferencias y artículos. El entorno publicitario gira constantemente y por ello es necesario encontrar figuras que sirvan de espejo en nuestra labor diaria para ser mejores profesionales.

Cuando uno echa la vista atrás, no son pocos los nombres ligados a la publicidad que destacan por su manera de trabajar y llevar un grupo y por ser unos auténticos visionarios en su campo. Nombres como John Webster, Lee Clow, David Ogilvy, Colin Millward, David Droga, Bill Bernbach, Remi Babinet, John Hegarty, Dan Vieden y David Lubars se encuentran sin duda entre las figuras a seguir.

EL DISEÑO GRÁFICO Y LA DIRECCIÓN DE ARTE, PAREJA DE HECHO

Las profesiones del diseñador gráfico y del director de arte están íntimamente ligadas. Tanto que en muchos casos se tiende a unir en un mismo perfil pese a contar cada uno de ellos con sus propias responsabilidades y características propias. Quizás, esto se debe a que la labor del director de arte abarca muchos de los objetivos del diseñador gráfico, pero con una gran diferencia: sobre las espaldas del director de arte recae toda la responsabilidad de los demás departamentos creativos.

Otro de los perfiles que habitualmente tienden a mezclarse es el de director de director creativo, donde nos encontramos con la misma situación: también se comparten objetivos pero los roles finales discrepan totalmente. Mientras que el creativo únicamente ha de preocuparse por la labor más estética e imaginativa, el director de arte debe de saber aunar esos conocimientos junto con un sentido de practicidad único.

Las tres disciplinas conviven en un mismo departamento pero actúan como entes individuales, salvo en el caso del director de arte, esa figura encargada de que todas las piezas encajen a la perfección.

Be the first to comment on "BUSCAR LA INSPIRACIÓN A PARTIR DE LOS GRANDES"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*